¿Qué es la Aromaterapia y de dónde surge?

aromaterapia

La aromaterapia todavía es muy desconocida en muchos países, aunque el interés sobre esta ciencia, encuadrada dentro de la Medicina Biológica, está aumentando en los últimos años.

Hace ya unos años que nos encontramos que el uso de aceites esenciales está muy consolidado, sobre todo a la hora de utilizarlos como principios activos en muchos productos cosméticos.

 

¿Qué es la aromaterapia?

La aromaterapia es una ciencia que se incluye dentro de la medicina natural y que se basa en las propiedades curativas de los aceites esenciales de las plantas medicinales.

Los aceites esenciales son los que confieren a las plantas sus cualidades aromáticas e incluso su sabor.  Se extraen de flores, de frutos, de semillas y de cortezas de algunas plantas mediante destilación por vapor.

La estructura química de los aceites esenciales es muy compleja y cada una de las esencias que existen (más de 400), tienen diferentes características. Por ejemplo, el aceite esencial de lavante es calmante, mientras que el de geranio tiene un efecto estimulante.

Los aceites esenciales se utilizan mucho para realizar masajes corporales pero también pueden utilizarse por inhalación mediante un difusor de aromas, en la bañera, en compresas frías o incluso por vía oral.

 

Aromaterapia

 

 

La aromaterapia como parte de la fitoterapia

La fitoterapia es la medicina terapéutica que utiliza plantas y hierbas medicinales con fines curativos, ya sea para prevenir, tratar, proteger o curar enfermedades y diferentes trastornos de salud.

La fitoterapia es una de las terapias naturales más antiguas que existen, al menos tiene 12.000 años de antigüedad,  y además cuenta con una amplia diversidad y riqueza de remedios caseros muy variados y muy útiles para tratar cualquier dolencia o enfermedad.

La medicina tradicional china o la ayúrveda han desarrollado una fitoterapia que se está utilizando desde hace más de 4000 años.

La aromaterapia, entendida como la curación con aceites esenciales fue utilizada de una forma muy rudimentaria  por las principales culturas del mundo como una extensión de la fitoterapia, hasta el siglo XX que fue cuando tuvo un renacimiento.

 

 

Historia de la aromaterapia

La historia de la aromaterapia se remonta al hombre neandertal. En Irak, en el año1975, se encontró un esqueleto de unos 60.000 años de antigüedad, al lado del cual se encontraron depósitos concentrados de polen en milenrama, hierba cana y jacinto racimoso. Los arqueólogos creen que este hombre era un chamán o líder religioso, y no dudan en afirmar que también era un auténtico botánico.

En otras excavaciones por el continente americano, también se han hallado semillas de hierbas medicinales y piedras de moler que datan del año 3.000 a.c.

También hay registros de los antiguos escribas que hacen referencia a la utilización de aceites esenciales desde mucho antes del nacimiento de Cristo. Incluso el manual de medicina escrito por el emperador chino Kiwang-Ti en el año 2.000 a.c, describe las propiedades medicinales del opio, del ruibarbo y de la granada.

Los egipcios también dejaron evidencias del uso que hacían de plantas aromáticas con fines medicinales en sus jeroglíficos. Incluso utilizaban aceites esenciales específicos para embalsamar y cubrir la piel del difunto por sus propiedades antibacterianas, para evitar así la descomposición del cadáver.

Incluso en la tumba del rey Tut se encontraron unos jarrones del año 1350 a.c. llenos de perfumes, los cuales todavía conservaban su aroma.

Aunque fueron los egipcios los primeros en iniciarse en el arte de extracción de aceites esenciales calentando las plantas en recipientes de arcilla, fueron los alquimistas griegos los que realmente inventaron la destilación y los médicos griegos quiénes desarrollaron la Aromaterapia.

 

 

Dioscórides, médico griego, resumió en sus escritos el conocimiento humano sobre las cualidades terapéuticas de las plantas medicinales y su uso. Galeno, célebre médico griego, fue uno de los primeros aromaterapeutas del mundo.  Su manual sobre el uso de las plantas medicinales llegó a ser la Bíblia Médica del mundo occidental durante 15 siglos.

Otro médico griego, Teofrasto fue reconocido como el primer aromaterapeuta verdadero. En su escrito “Relativo a los olores” analizó los diferentes efectos de diferentes aromas en el pensamiento, el sentimiento y la salud.

Los romanos aprovecharon los conocimientos de los griegos llegando a ser los mayores defensores de la Aromaterapia. De hecho, los famosos balnearios romanos eran perfumados y los bañistas se podían untar y masajear con aceite.

Finalmente fueron los árabes quiénes perfeccionaron el arte de la destilación y quiénes crearon la más potente de las esencias: el incienso y la mirra, entre otras. Las rutas comerciales árabes hicieron de los aceites esenciales un ingrediente clave para el comercio internacional. Importaban el bálsamo de Egipto, el azafrán y el sándalo de la Índia,  el alcanfor de la China y el amizcle se traía desde El Tibet por el Himalaya.

Los europeos también se aprovecharon de todos estos conocimientos. De hecho, durante la Peste Negra se quemaba incienso resinoso de pino, ciprés y cedro en las calles, en los hospitales y en las habitaciones de los enfermos. Parece ser que las personas que preparaban estos inciensos, permanecieron inmunes a la infección que aniquiló a un alto porcentaje de la población.

 

 

A finales del siglo XIX fue cuando se empezaron a realizar investigaciones científicas en Europa. Investigadores franceses comprobaron que la esencia de clavo ataca al bacilo de la tuberculosis y que la esencia de tomillo podía vencer al tifus y a otras bacterias en menos de 10 minutos.

Actualmente muchos laboratorios cosméticos y farmacéuticos siguen utilizando el timol (tomillo) como agente antibacteriano e inofensivo para los tejidos.

Durante muchos siglos la humanidad se ha beneficiado de las propiedades antiinfecciosas de los aceites esenciales pero la Aromaterapia quedó desplazada por la medicina moderna con la aparición de los antibióticos y otros fármacos, y por desgracia también de sus efectos adversos y sus consecuencias.

En 1937, Gattefosse, químico francés fue quien acuñó el término de Aromaterapia. Se interesó especialmente en el uso de aceites esenciales para tratar problemas cutáneos. De manera fortuita, descubrió las maravillosas propiedades del aceite de lavanda para el tratamiento de quemaduras tras quemarse una mano accidentalmente en su laboratorio.

En la Segunda Guerra Mundial el Dr. Valnet utilizó aceites esenciales para curar las heridas de los soldados. De hecho, Francia está a la cabeza del uso de aceites esenciales con fines curativos, siendo un punto de referencia internacional en las técnicas de la Aromaterapia.

 

aromaterapia holística

 

Tipos de Aromaterapia

Se pueden distinguir tres tipos de Aromaterapia:

  • Aromaterapia holística: utiliza los aceites esenciales y el masaje para tratar tanto trastornos de tipo físico como psíquico. En la homeopatía holística se trata al cuerpo como un todo mediante el uso de aceites esenciales, masajes terapéuticos, tratamientos y difusores de aromas para equilibrar, desintoxicar y sanar.

 

  • Aromaterapia clínica: utiliza los aceites esenciales en combinación con otras técnicas de medicina biológica y de la medicina convencional. Para poder ejercer este tipo de aromaterapia el terapeuta deber ser un médico.

 

  • Aromaterapia estética: utiliza los aceites esenciales para mejorar el aspecto de la piel y tratar algunos problemas estéticos como la celulitis y la piel seborréica.

 

 

 

Fuente: BioSalud

Autor Silvia

Silvia ha escrito 204 artículos en este blog.