Estrés oxidativo ¿Cómo afecta a la salud?

estrés oxidativo

El estrés oxidativo puede desencadenar todo tipo de problemas de salud que van des del envejecimiento prematuro hasta enfermedades degenerativas. Por ello, conocer cómo influye el estrés oxidativo en la salud puede resultar beneficioso a la hora de aplicar cambios en nuestros hábitos diarios que contribuyan a la recuperación y al mantenimiento de un buen estado de salud.

 

Las mitocondrias, clave en el estrés oxidativo

Son muchos los aspectos bioquímicos y fisiológicos que están relacionados con el estrés oxidativo.

El oxígeno es esencial para la mayoría de seres vivos. Lo obtenemos mediante la respiración y luego es el corazón el que se encarga de impulsarlo, enviándolo a las células a través de la sangre donde se genera, entre otros muchos procesos, energía en las mitocondrias.

Cada célula de nuestro organismo tiene miles de pequeñas centrales energéticas a las que se conoce con el nombre de mitocondrias. Es justamente a las mitocondrias donde llegan los nutrientes que obtenemos a través de la alimentación para ser quemados gracias al oxígeno y transformarse en la energía que necesitamos para realizar cualquier función del organismo.

Curiosamente el mismo oxígeno que nos da la vida, por otro lado nos va oxidando poco a poco. Si no controlamos sus residuos (radicales libres) podemos acabar envejeciendo de forma prematura e inlcuso enfermar.

 

estrés oxidativo
Si la producción de radicales libres es superior a la capacidad de los antioxidantes aparece el estrés oxidativo y el daño celular

 

Los radicales libres

Cada célula de nuestro cuerpo está formada por moléculas y éstas, por átomos. Dentro de cada átomo se encuentran otro tipo de partículas que conocemos como neutrones, protones y electrones. Son justamente los electrones los responsables de formar los enlaces entre los demás átomos  con la finalidad de formar moléculas más complejas.

Por norma general los electrones de un átomo se encuentran en pares, pero existen unas sustancias a las que conocemos como radicales libres que poseen electrones desapareados.

Los radicales libres son compuestos químicos muy reactivos e inestables que pueden causar daños importantes en las células. Poseen un electrón pero necesitan  otra molécula  a la que robar un electrón para poder estabilizarse.

Cuando una molécula roba un electrón se convierte en un radical libre que intentará reaccionar provocando una reacción en cadena que acaba dañando a las células oxidando una parte de nuestro organismo, destruyendo  estructuras o funciones que en consecuencia, provocan procesos inflamatorios o degenerativos en los tejidos afectados.

Factores ambientales como el estrés, fumar, la contaminación ambiental, la radiación solar, practicar deportes de alta intensidad o larga duración…. Son factores que desencadenan la formación de radicales libres. Cuanta más energía producimos, más radicales libres se generan.

 

radicales libres

 

 

¿Qué son los antioxidantes?

Los antioxidantes de los que todos oímos hablar no son más que moléculas que nos ayudan a prevenir este tipo de alteraciones en el organismo, principalmente aquellas que están directamente relacionadas con el envejecimiento.  Es decir, evitan el robo de electrones.

La función de los antioxidantes es la de detener las reacciones en cadena que se producen durante la oxidación celular y la generación de radicales libres, haciendo que éstos y las moléculas que están alrededor se oxiden.

Los antioxidantes están presentes en los alimentos, sobre todo en frutas y alimentos vegetales. Existen numerosos tipos como los flavonoides, carotenoides, tocoferoles… que podemos clasificar en dos grupos.

 

Antioxidantes No-Enzimáticos

En este grupo se encuentran los antioxidantes que son bio-sintetizados por el organismo humano, aunque también podemos obtenerlos a través de la dieta. Sin embargo, el aporte que podemos obtener mediante la alimentación de este tipo de antioxidantes no es muy significativa ya que éstos se degradan durante su paso por el tracto gastrointestinal.

Algunos antioxidantes no-enzimáticos son el glutatión, ácido úrico, ácido dihidrolipóico, metalotioneína, ubiquinol y melatonina entre otros.

 

Antioxidantes Enzimáticos

Son aquellos que obtenemos a través de la alimentación.  Un ejemplo de antioxidantes enzimáticos son la catalasa, el glutatión peroxidasa y el glutatión S-transferasas, la tioredoxina-reductasas y sulfoxi-metionina-reductasas, entre otros muchos.

Los antioxidantes enzimáticos a su vez, se clasifican en:

  • Vitaminas antioxidantes (ácido ascórbico, alfa-tocoferol, beta-carotenos…)
  • Carotenoides (luteína, zeaxantina, licopeno…)
  • Polifenoles (flavonoides y no-flavonoides)
  • Otros compuestos que no pertenecen a las tres categorías anteriores (algunos glucosinolatos, dialil-disúlfido, isotiocianatos…)

 

Los antioxidantes también se pueden dividir en dos grandes grupos según su función. Por un lado, tenemos los hidrófilos, que cumplen su función en medios acuosos  en la parte interna de la célula como la sangre, el plasma y el citoplasma. Y por otro lado, tenemos los lipófilos, que son aquellos antioxidantes que nos ayudan a proteger la grasa de nuestro organismo, como la pared celular.

Los antioxidantes hidrófilos más comunes son la vitamina C, el ácido lipoico, el glutatión y el superóxido dismutasa.

Dentro de los antioxidantes lipófilos encontramos a los carotenoides, la vitamina E, los polifenoles, la coenzima Q10…. que contribuyen en evitar que se oxide las grasas de nuestro organismo.

 

 

 

El estrés oxidativo y sus efectos

Durante el proceso normal de producción de energía en el interior de las mitocondrías, los radicales libres pueden llegar a dañar la pared que las recubre y protege. Para evitar este daño, las mitocondrias cuentan con el apoyo de los antioxidantes que evitan rápidamente cualquier daño.

Si el organismo no cuenta con los suficientes antioxidantes ya sea porque nuestra dieta es muy pobre en estos nutrientes o bien, porque los agotamos rápidamente, aparece el estrés oxidativo, que empieza dañando a las mitocondrias, provocando que tengamos menos energía para funcionar y que la poca que queda, sea empleada en tratar de reparar los daños, lo que hace que la capacidad de respuesta se pierda y empiecen a aparecer alteraciones en el metabolismo.

Resumiéndolo, el estrés oxidativo se trata de un círculo vicioso que empieza dañando a la célula, luego a los tejidos y por último a las funciones del organismo, causando desde tumores como consecuencia de la destrucción de células. Infartos y trombos, como consecuencia de la oxidación de las grasas en los vasos sanguíneos o,  enfermedades neurodegenerativas como el alzheimer, parkinson o la artritis reumatoide.

 

 

Consecuencias del estrés oxidativo
Consecuencias del estrés oxidativo en la salud

 

 

Síntomas del estrés oxidativo

Los principales síntomas que presenta el estrés oxidativo tienen relación con el envejecimiento:

  • Pérdida de tersura y flexibilidad de la piel
  • Aparición de arrugas marcadas
  • Manchas en la piel
  • Ojeras
  • Aumento de la tensión arterial
  • Insuficiencia del corazón
  • Disminución de la resistencia ante el ejercicio
  • Debilidad muscular
  • Inestabilidad emocional
  • Alteraciones de la memoria
  • Problemas óseos y articulares (rigidez, inflamación, dolor…)

 

Mediante una prueba de orina se puede determinar los niveles de estrés oxidativo en el organismo.

 

¿Cómo evitar los daños producidos por el estrés oxidativo?

Una buena alimentación, rica en frutas y verduras antioxidantes, así como una dieta alcalina son la mejor opción para reducir la congestión que provocan los radicales libres en nuestro organismo y evitar la aparición de numerosas enfermedades.

En cuanto a aquellos antioxidantes que se degradan durante el proceso  de digestión, los suplementos antioxidantes  son una buena opción para asegurar unos buenos niveles de enzimas antioxidantes.

 

 

Más información “Sistemas de defensa contra los radicales libres”

 

Autor Silvia

Silvia ha escrito 5 artículos en este blog.

Resumen Post
Estrés oxidativo ¿Cómo afecta a la salud?
Título
Estrés oxidativo ¿Cómo afecta a la salud?
Resumen
El estrés oxidativo puede desencadenar todo tipo de problemas de salud que van des del envejecimiento prematuro hasta enfermedades degenerativas. Por ello, conocer cómo influye el estrés oxidativo en la salud puede resultar beneficioso a la hora de aplicar cambios en nuestros hábitos diarios que contribuyan a la recuperación y al mantenimiento de un buen estado de salud.
Autor
Publicado por
Farmacia Torrent