¿Cómo debemos tratar las quemaduras solares?

protección solar para evitar quemaduras solares

Las quemaduras solares aparecen como resultado de una exposición al sol prolongada, concretamente por una sobreexposición a los rayos ultravioletas del sol.  Aunque normalmente los síntomas de las quemaduras solares desaparecen en unos días, a menudo nos encontramos con que el daño cutáneo que sufre la piel es permanente con unos efectos graves para la salud a largo plazo,  pudiendo derivar incluso en un cáncer de piel.

 

Las quemaduras solares: síntomas y factores de riesgo

Tras exponerse al sol o a cualquier tipo de luz ultravioleta aparece el enrojecimiento de la piel, el daño ya está hecho.

Las quemaduras solares aparecen cuando la exposición solar excede a la capacidad de la melanina para proteger la piel. Puede suceder que los primeros signos de quemadura solar no aparezcan hasta pasadas unas cuantas horas.

Los síntomas que indican que estamos ante una quemadura solar que requiere cuidados son:

  • Piel enrojecida, sensible y caliente al tacto.
  • Ampollas que suelen aparecer en los días posteriores.
  • Fiebre.
  • Escalofríos.
  • Náuseas.
  • Erupción cutánea.
  • Peladura de la piel en las zonas quemadas en los siguientes días.

 

 

Aunque estos síntomas son temporales, el daño que sufren las células son permanentes, pudiendo provocar efectos negativos sobre la salud a largo plazo como el cáncer de piel.

Hay unos factores y algunos tipos de personas que son más propensos a sufrir quemaduras solares, por lo que siempre es recomendable tomar las medidas de protección necesarias.

  • Bebés y niños son más sensibles a las quemaduras solares.
  • Personas de piel clara.
  • La radiación solar es más intensa entre las 10h y las 16h, horas en las que se debe evitar la exposición solar prolongada.
  • La radiación solar es más fuerte en grandes altitudes y también en las latitudes más bajas (trópicos).
  • Los reflejos del agua, de la arena o de la nieve intensifican la radiación solar.
  • Las lámparas UVA pueden provocar quemaduras graves.
  • Algunos medicamentos como la doxiciclina pueden hacer que la persona que los toma sea más sensible a la radiación solar.
  • Algunas enfermedades como el lupus, pueden hacer a la persona que lo padece más sensible al sol.

 

quemaduras solares

 

Cómo tratar una quemadura solar

Si nos encontramos ante una quemadura solar lo que debemos hacer es:

  • Tomar una ducha fría o colocar trapos húmedos y frescos sobre el área quemada. No aplicar hielo.
  • No utilizar productos que contengan benzocaína o lidocaína ya que pueden causar alergias que empeoren la quemadura.
  • Si aparecen ampollas, poner un vendaje seco ayudará a prevenir infecciones. No se debe arrancar nunca la capa superior de las ampollas, si es necesario se puede pinchar con una aguja esterilizada y después aplicar un antiséptico y una crema antibiótica y cicatrizante.
  • En el caso de que no hayan ampollas podemos aplicar una crema humectante para aliviar las molestias. Las cremas aftersun o el aloe vera funcionan muy bien. Las cremas con vitamina C o vitamina E ayudan a reducir el daño celular en la piel. Por otro lado, las cremas con cortisona ayudan a reducir la inflamación.
  • No utilizar nunca grasas como la mantequilla, ni vaselinas y otros productos a base de aceite ya que tapan los poros y ni el calor, ni el sudor pueden salir provocando, en consecuencia, una infección.
  • Si se presenta dolor, se puede tomar ibuprofeno o paracetamol, pero nunca le des ácido acetilsalicílico (aspirina) a los niños.
  • Usa ropa holgada y de algodón.
  • Mantente bien hidratado, bebe mucha agua.

 

Cómo tratar las quemaduras solares

 

Ante una quemadura solar, se debe llamar a un médico cuando se presente alguna de las siguientes reacciones:

  • Fiebre
  • Náuseas
  • Signos de shock
  • Insolación
  • Escalofríos
  • Erupción cutánea
  • Deshidratación
  • Mareos o desmayo
  • Pulso rápido
  • Respiración acelerada
  • Sed extrema
  • Ojos hundidos
  • Ausencia de gasto urinario
  • Piel pálida, pegajosa o fría
  • Ojos dolorosos y sensibles a la luz
  • Ampollas dolorosas

 

 

 

Cómo prevenir las quemaduras solares

La prevención es nuestra mejor arma para evitar quemarnos bajo el sol y evitar problemas mayores. Por ello, se recomienda:

  • Utilizar un protector solar de amplio espectro con un factor de protección superior a 15 (SPF15).
  • Aplica una cantidad abundante de protector solar que cubra por completo la piel expuesta.
  • Renueva la aplicación cada dos horas o según las indicaciones del producto.
  • Aplica el protector solar tras salir del agua, tras sudar e incluso si el día está nublado.
  • No dejes de utilizar tu protector labial en verano. Utiliza uno con protección solar.
  • Utiliza sombrero, gorra y otras prendas que te protejan de la radiación solar.
  • Evita el sol durante las horas más intensas (de 10h a 16h).
  • Protege tu vista utilizando gafas de sol con protección UV homologadas.

 

Aloe Vera Quemaduras
El aloe vera es un remedio común para las quemaduras de sol. Contiene compuestos activos que ayudan a aliviar el dolor y la inflamación de la piel.

 

 

 

Autor Silvia

Silvia ha escrito 204 artículos en este blog.

Resumen Post
¿Cómo debemos tratar las quemaduras solares?
Título
¿Cómo debemos tratar las quemaduras solares?
Resumen
Las quemaduras solares aparecen como resultado de una exposición al sol prolongada, concretamente por una sobreexposición a los rayos ultravioletas del sol. Aunque normalmente los síntomas de las quemaduras solares desaparecen en unos días, a menudo nos encontramos con que el daño cutáneo que sufre la piel es permanente con unos efectos graves para la salud a largo plazo, pudiendo derivar incluso en un cáncer de piel.
Autor
Publicado por
Farmacia Torrent