Caldo de pollo para resfriados y gripes

Con la llegada del otoño, el cambio de estación como la bajada de temperaturas debilitan nuestro sistema inmunológico por lo que estamos más predispuestos a enfermarnos de resfriados, gripes y otras dolencias de las vías respiratorias.

Para disfrutar de una óptima salud durante los meses fríos y evitar contraer este tipo de enfermedades víricas, la mejor opción es aumentar nuestras defensas, reforzando de esta manera nuestro sistema inmunológico.

Para ello podemos hacer uso de complementos alimenticios naturales como el própolis, equinacea, vitamina c, etc… Pero también podéis reforzar vuestro sistema inmune con vuestra alimentación. Por ello hoy os queremos recomendar el caldo de pollo que no sólo es muy útil para prevenir resfriados y gripes, sinó también para disminuir sus síntomas en el caso de que se contraiga alguna de estas enfermedades.

 

Beneficios del caldo de pollo para gripes y resfriados

Seguramente en más de una ocasión, habréis oído que lo mejor para los resfriados es una buena sopa de pollo. Pues sí, esta afirmación es cierta, el caldo o sopa de pollo es un plato que de por sí beneficia a nuestra salud en general.

Ya en el siglo XII, el físico y filósofo Maimónidesya recomendaba el caldo de pollo como tratamiento contra el resfriado común. Los estudios reaizados por el Centro Médico de la Universidad de Nebraska demostraron que llevaba razón.

El caldo de pollo contiene una gran variedad de nutrientes. Los ingredientes principales del caldo de pollo suelen ser pollo, zanahoria, perejil, apio y cebolla, todos ellos con propiedades antiinflamatorias.  La ciencia constató en este estudio que el caldo de pollo dificulta el movimiento de los neutrófilos (células del sistema inmune, que acuden a los lugares donde se produce una infección y liberan enzimas que destruyen tanto a virus como bacterias. Además gracias a un aminoácido natural llamado cisteína, este delicioso plato favorece la liberación de mucosidades.

 

 

De esta manera, el caldo de pollo consigue reducir los síntomas tan molestos de resfriados y gripes, reduciendo la inflamación de la garganta y mucosas nasales sin disminuir la actividad antiviral de nuestro sistema inmune.

 

 

Otros beneficios del caldo de pollo para la salud

Cómo mencionábamos anteriormente, el caldo o sopa de pollo aporta numerosos beneficios para la salud en general.

A parte de ser nuestro aliado para prevenir y combatir tanto gripes como resfriados, también beneficia a nuestra salud en los siguientes aspectos:

 

Salud Intestinal

La gelatina que se encuentra en los huesos del pollo atrae y retiene los jugos digestivos, favoreciendo una buena digestión.

Antiinflamatorio general

El caldo de pollo es rico en aminoácidos como la glicina, la prolina, la arginina y otros, todos ellos con efectos antiinflamatorios.

Dolor e inflamación articular

El cartílado de los huesos de pollo contienen condroitina y glucosamina además de otros componentes que reducen tanto el dolor, como la inflamación de las articulaciones.

Calmante

Uno de los aminoácidos presentes en este plato, la glicina, posee efectos calmantes que nos ayudan a conciliar el sueño.

Salud ósea

El caldo de pollo también contiene calcio, magnesio y otros nutrientes que desempeñan un papel muy relevante en la formación y salud de los huesos.

 

Natures Aid Vitamina C 1000 mg
Podemos completar nuestra dieta con algún suplemento de Vitamina C. Aunque la Vitamina C no te protege de contraer un resfriado, sí que puede reducir la duración del mismo y al mismo tiempo fortalece tus defensas.

Autor Silvia

Silvia ha escrito 204 artículos en este blog.