Golpe de calor: síntomas y medidas preventivas ante las altas temperaturas

Golpe de calor: síntomas y medidas preventivas ante las altas temperaturas

Un golpe de calor se produce con más frecuencia en verano, sobre todo cuando estamos ante una ola de calor, que es un episodio de temperaturas muy altas que pueden llegar a producir problemas graves de salud en la población e incluso la muerte. Por ello, es fundamental saber cómo actuar y qué medidas de prevención tomar ante un golpe de calor como consecuencia de las altas temperaturas.

 

Las altas temperaturas

Cada año el calor intenso supone un riesgo para muchas personas, más aún si las altas temperaturas se unen con un exceso de humedad.

Los planes de prevención de los efectos en la salud de las olas de calor, se diseñan con el objetivo de informar a la población y profesionales sanitarios para minimizar sus consecuencias  y para que la población pueda adoptar las medidas de protección adecuadas ante un golpe de calor.

Una ola de calor puede producir efectos perjudiciales para la salud en cualquier persona, pero especialmente en las más vulnerables como niños, ancianos y enfermos crónicos.

El cuerpo se enfría mediante el sudor, pero en algunas condiciones este mecanismo de defensa no es suficiente. De esta manera, el exceso de calor produce una pérdida de líquidos y de sales necesarias para el funcionamiento normal del organismo, pudiendo provocar problemas de salud.

 

[Tweet «El 80 por ciento de las personas que sufren un golpe de calor tienen más de 65 años.»]

 

¿Qué es un golpe de calor?

Un golpe de calor o shok térmico es el sobrecalentamiento que sufre el cuerpo debido a las altas temperaturas o por un exceso de ejercicio físico.

El golpe de calor es uno de los casos más graves de hipertemia y se origina a consecuencia de un fallo en la termorregulación.

La falta de hidratación hace que los órganos dejen de funcionar como lo harían normalmente pudiendo provocar la muerte. Debemos tener en cuenta que un golpe de calor se puede presentar de una forma muy rápida (entre 1 y 6 horas) y que su evolución puede resultar fatal ocasionando la muerte en menos de 24 horas o en el mejor de los casos, dejar secuelas importantes.

Por lo tanto, no debemos bajar la guardia y tener muy presente que un golpe de calor es una urgencia médica extrema y que requiere atención rápida.

 Altas temperaturas golpe de calor

 

Síntomas del Golpe de Calor

Algunos síntomas nos pueden ayudar a reconocer un golpe de calor. Entre otros, encontramos los siguientes:

  • Temperatura corporal elevada hasta de 40ºC
  • Calambres
  • Piel caliente, enrojecida y seca
  • Anhidrosis (ausencia de sudor)
  • Dolor de cabeza
  • Náuseas
  • Somnolencia
  • Sed intensa
  • Sensación de debilidad
  • Confusión,mareos, convulsiones y pérdida de conciencia
  • Aceleramiento de los latidos del corazón
  • Orinar poco
  • Hiperventilación

 

Síntomas del golpe de calor

 

¿Quién tiene más riesgo de sufrir un golpe de calor?

Todos somos susceptibles de sufrir un golpe de calor ante las altas temperaturas aunque hay unos grupos de persona que presentan un mayor riesgo y por lo tanto, deben estar especialmente protegidas.

  • Personas mayores de 65 años.
  • Niños menores de 5 años y sobre todo los bebés.
  • Personas que lleven a cabo una actividad que requiere mucho esfuerzo físico.
  • Aquellas personas que presentan enfermedades previas o enfermedades crónicas, especialmente las que sufren del corazón o de alta presión sanguínea o problemas intestinales u obesidad.
  • Personas que toman algún tipo de medicación de forma crónica o que consumen una cantidad excesiva de alcohol.

 

 

[Tweet «El golpe de calor es la segunda causa de muerte más frecuente entre los deportistas,»]

 

 

Medidas de prevención ante un golpe de calor

A continuación encontraréis una serie de recomendaciones para combatir el calor  y evitar que se produzca un golpe de calor.

  • Bebe con frecuencia al menos 2 litros de líquido al día, aunque no se tenga sed: agua, zumos de frutas, refrescos, bebidas isotónicas.
  • Evita bebidas con alcohol, mucha cafeína o muy azucaradas ya que favorecen la pérdida de líquidos.
  • Haz comidas ligeras y que ayuden a reponer las sales minerales que se pierden con el sudor. Los gazpachos, ensaladas y verduras son ideales. Evita comidas copiosas y calientes.
  • Protégete del sol y evita salir a la calle en las horas más calurosas del día.
  • En casa, baja las persianas y los toldos de las paredes expuestas al sol.
  • Permanece durante el mayor tiempo posible en los lugares más frescos, a la sombra o climatizados.
  • Refréscate siempre que lo necesites.
  • No hagas demasiados esfuerzos físicos cuando haga mucho calor y no realices deportes al aire libre en las horas más calurosas.
  • Utiliza ropa ligera de colores claros y que permita la transpiración.
  • En el exterior cúbrete la cabeza con una gorra o un sombrero.
  • Nunca dejes a nadie, sobre todo a niños pequeños, ancianos, enfermos crónicos o algún animal dentro de un vehículo expuesto al sol en verano.
  • En caso de estar tomando alguna medicación, si se notan síntomas no habituales o cualquier otra cosa que le preocupe, consulte con su médico o con algún profesional sanitario.
  • Si te notas indispuesto/a por el calor, pide ayuda a la persona que tengas más cerca (un pariente, un vecino…). Si no tienes a nadie cercano, llama a los servicios de emergencia.
  • Infórmate del estado de salud de aquellas personas vecinas que vivan solar o que son mayores. Ayúdales y ponte en contacto con los servicios sociales de tu población si es necesario.
  • Aunque el riesgo más grave es el golpe de calor, existen otras situaciones de agotamiento por calor y la aparición de calambres que requieren también cuidados de rehidratación. Si tienes alguna sudoración junto con sensación de debilidad, mareo, calambres musculares, dolor de cabeza, náuseas, etc. debes cesar toda actividad, beber líquidos y refrescar el cuerpo.
  • Si los síntomas se agravan, llama inmediatamente a emergencias.

 

 Consejos para afrontar las altas temperaturas

 

Medidas de prevención ante un golpe de calor en el hogar

  • Durante el día, mantén ventanas y persianas cerradas para proteger la vivienda del calor.
  • Aprovecha para ventilar por la noche, cuando las temperaturas ya hayan descendido.
  • El uso de ventiladores puede aliviar el calor hasta cierto punto ya que no implican un descenso de la temperatura. Para ello, son más recomendables los aparatos de refrigeración.

 

A tener en cuenta ante un golpe de calor

Si te encuentras ante una situación en que una persona sufre un golpe de calor debes tener en cuenta:

  • Una persona que sufre un golpe de calor está en una situación muy grave y requiere ayuda de inmediato.
  • Llama cuanto antes a emergencias o al servicio de asistencia sanitario más cercano.
  • Mantén a la persona tumbad.
  • Refresca rápidamente el cuerpo con toallas húmedas o abanicos.

 

Te recomendamos leer también: Cómo evitar la diarrea del viajero 

Resumen Post
Golpe de calor: síntomas y medidas preventivas
Título
Golpe de calor: síntomas y medidas preventivas
Resumen
Un golpe de calor se produce con más frecuencia en verano, sobre todo cuando estamos ante una ola de calor, que es un episodio de temperaturas muy altas que pueden llegar a producir problemas graves de salud en la población e incluso la muerte. Por ello, es fundamental saber cómo actuar y qué medidas de prevención tomar ante un golpe de calor como consecuencia de las altas temperaturas.
Autor
Publicado por
Farmacia Torrent