¿Qué es la biocosmética o cosmética bio?

La biocosmética, también conocida como cosmética bio o cosmética ecológica, no sólo es excelente para aquellas personas que la utilizan, sino que además su proceso de elaboración y envasado son ecofriendly. Es decir, una cosmética ecológica y respetuosa con el medio ambiente.

¿Qué es la biocosmética y cuáles son sus características?

La biocosmética hace referencia a todos los productos cosméticos que contienen un 99% de sus ingredientes de origen vegetal y que además, provienen de cultivos ecológicos y biológicos. Estos dos requisitos son indispensables para poder hablar de biocosmética.

La cosmética bio busca el acercamiento a la madre naturaleza y un trato justo para los animales, utilizados en muchas ocasiones para realizar tests con los que se puede conocer las reacciones que puede tener un determinado cosmético.

Es una respuesta a la concienciación de los seres humanos ante el cambio climático y el respeto por la naturaleza, que además favorece y permite el desarrollo sostenible.

Por ello entre sus principales características destacan:

  • No se utilizan herbicidas.
  • Tampoco se utilizan abonos químicos.
  • El uso de plantas modificadas genéticamente no está permitido.
  • No se utilizan ni conservantes sintéticos, ni colorantes artificiales, ni siliconas, ni otros derivados del petróleo.
  • Tampoco se permiten componentes químicos, todos han de ser naturales.
  • No ha sido testada con animales.
  • Utiliza envases reciclados o reciclables.
  • Su fabricación genera un impacto mínimo ecológico en la zona, al igual que su almacenamiento y transporte.

 

biocosmética farmacia torrent

 

¿Qué requisitos ha de cumplir un cosmético para ser considerado BIO?

 

  • De todos los ingredientes que componen un cosmético, el 99% ha de ser de origen vegetal.
  • Los ingredientes y principios activos utilizados en su elaboración han de ser 100% naturales.
  • Todos sus ingredientes han de proceder de la agricultura biológica.
  • Deben contar con la certificación Ecocert, Cosmébio, USDA, BDIH… según el país de origen.
  • No está permitido ningún ensayo clínico con animales.

Cada país dispone de un organismo que controla y certifica cada producto de biocosmética, según la normativa de la Unión Europea. En España, los principales organismos certificadores son Ecocert i Cosmébio.

 

La eficiencia de la biocosmética

Debido a que hasta hace poco, la biocosmética era una cosmética bastante desconocida, existen muchas dudas sobre su efectividad.

La eficiencia de la biocosmética, al igual que el resto de cosméticos, depende de la composición, de la concentración y la biodisponibilidad de los principios activos, así como de la frecuencia de aplicación.

Si nos adentramos en las ventajas de la biocosmética, encontramos también respuesta a lo que se refiere a su eficacia ya que la cosmética natural, posee componentes naturales que son más afines a la piel, que respetan su equilibrio y la mantienen saludable.

La biocosmética es más fácil de tolerar, por lo que evita muchos problemas dermatológicos y posibles reacciones alérgicas.

Además en su formulación se emplea una cantidad de ingredientes activos superior a la que se emplea en la cosmética sintética, por lo que su efectividad es más alta.

 

Certificación cosmétcia Natural

 

Beneficios de la biocosmética

Para hablar de los beneficios y ventajas de la biocosmética, primero debemos centrarnos en estos aspectos: eficacia, asimilación, toxicidad, medioambiente, valores y economía.

Cuando vamos a comprar un cosmético en lo primero que nos fijamos es en la eficacia. Esta es la principal razón para escoger entre un producto u otro.

En la cosmética sintética o convencional se emplea normalmente un ingrediente y un principio activo. En cambio, la biocosmética es totalmente exponencial ya que se elabora con numerosos ingredientes y numerosos principios activos.

Por poner un ejemplo, un aceite esencial (muy utilizados en biocosmética) puede contener más de 400 principios activos,  lo que hace que el cosmético sea extremadamente eficaz.

Además, como sus ingredientes no derivan del petróleo, la absorción del cosmético y la respiración del tejido cutáneo es mayor, lo que en consecuencia ofrece como resultado una piel más limpia y mejores efectos.

 

 

 

La biocosmética está basada en ingredientes que contienen ácidos grasos, compuestos muy similares al pH de nuestro cuerpo y que permiten que la absorción y asimilación sea mejor, ofreciendo mayores beneficios y resultados más visibles como una piel más oxigenada y más luminosa.

Todos los cosméticos naturales son 100% libres de tóxicos. Con la cosmética bio no se introducen tóxicos en nuestro organismo de forma sistemática. Esto nos evita posibles desequilibrios en la piel como dermatitis, caspa e incluso alguna enfermedad grave como el cáncer.

La biocosmética, también beneficia al medio ambiente ya que las materias primas utilizadas ayudan a sostener las economías locales.

También al estar los envases elaborados con materiales reciclados o al ser envases reciclables, se utiliza menos plástico y papel, por lo que sus sistemas de producción son mucho más sostenibles.

Los cosméticos bio no han sido testados en animales por lo que al comprar biocosmética, estás apostando por una forma de vida con unos valores y convencimientos muy claros sobre el respeto al medio natural y respecto a los animales.

Otro aspecto en el que nos fijamos a la hora de escoger un cosmético es el precio. Al igual que sucede con la cosmética sintética, la biocosmética ofrece un amplio abanico de precios. Puedes encontrar desde una crema por 15€ hasta las más premium que superen los 100€.

 

Los contras de la biocosmética

Los principales contras de la biocosmética son dos. Uno está en las texturas y olores que están menos logrados por la ausencia de productos sintéticos, aunque hay que decir que hoy en día, este factor se está mejorando mucho en grandes marcas de cosmética bio como Sanoflore.

El otro en que su caducidad es inferior en comparación a la cosmética convencional. Esto se debe a que la biocosmética carece también de conservantes químicos.

 

La legislación actual de los productos naturales: hecha la ley, hecha la trampa

¿Es lo mismo un cosmético natural, ecológico, bio, orgánico y biológico? Estas son algunas de las dudas que nos surgen a la hora de comprar un cosmético 100% natural.

Por otro lado y por desgracia y como suele pasar con todo, debido a la creciente demanda de cosméticos naturales, muchas marcas se suben al carro y  venden cosméticos naturales que realmente no lo son.

Los anuncian por todos lados como si fueran cosméticos relamente BIO y saludables, cuando en realidad llevan la misma química de siempre.

La legislación española no ha sido muy contundente con lo que se puede etiquetar como BIO, orgánico, biológico y ecológico, y lo que no. De hecho, la legislación española permitía un uso indiscriminado de las palabras bio, orgánico, biológico y ecológico.

La Unión Europea abrió un expediente a España por permitir este uso indiscriminado del término BIO. A partir de ahí, el gobierno español cambió la legislación y actualmente sólo los productos BIO pueden ser etiquetados como BIO, aunque la ley considera que bio, biológico, orgánico, eco y ecológico son lo mismo, aunque etimológicamente no signifiquen lo mismo.

En resumen, este cambio legislativo no ha acabado de solucionar este problema como debería. Por este motivo y por poner un ejemplo, podemos encontrar una crema con cuatro gotas de aceite rosa mosqueta y que en la etiqueta conste “Ingredientes Naturales” y lo más triste es que, según la ley, no mienten, aunque incluya también parabenos o PEG en su formulación.

Si además las cuatro gotas de aceite rosa mosqueta de esa crema procede de la agricultura ecológica, aunque se le añadan tantos químicos como se desee, en el etiquetaje el fabricante pude poner **Proveniente de la agricultura ecológica, cuando en realidad el producto está repleto de tóxicos.

 

El caso Bio-Oil, el aceite que de BIO no tiene nada

Bio Oil nada de bio

Bio Oil es un claro ejemplo de la falta de una normativa clara . Este “aceite” recibió duras críticas por hacer un uso indiscriminado de la palabra BIO, al hacer creer al consumidor de esta forma, que es un producto Bio cuando en realidad su componente principal es parafina, un derivado del petróleo. Este producto en concreto de Bio, no tiene nada. Podéis consultarlo también en la web de la OCU.

 

 

Cómo diferenciar entre un cosmético Bio, Eco o Natural

Cómo ya os habréis dado cuenta, caer en el engaño es fácil con lo que es inevitable preguntarse ¿Cómo distinguir lo que realmente es natural de lo que no lo es?

La respuesta es sencilla: hay que mirar la composición (INCI).

El INCI (Nomenclatura Internacional de Ingredientes Cosméticos) es la lista de ingredientes que lleva un cosmético. Por ley, los ingredientes del INCI han de ir de mayor a menor concentración.

Por ejemplo, cuando vemos en la composición de una crema que el primer ingrediente que aparece es agua, nos está diciendo que el principal componente de esa crema, en lo que a cantidad se refiere, es agua.

Los principios activos es normal que salgan al final ya que al ser concentrados no se utilizan en la misma cantidad que se puede emplear el agua o los aceites vegetales. Por poner un ejemplo, en una crema natural podemos encontrar 1 gr de cualquier aceite esencial que es mucho más inferior en cantidad a los 50 ml de agua que pueda llevar. Por este motivo, este aceite esencial lo encontraremos al final del INCI.

 

Los fabricantes están obligados a reflejar en la etiqueta todos los ingredientes, pero al estar muchos nombres en latín, los consumidores no distinguen los ingredientes naturales de los ingredientes artificiales.

 

 

En el INCI los ingredientes activos naturales se ponen con su nombre botánico, es decir, en latín. El resto de ingredientes puede estar en cualquier idioma.

Puede resultar realmente difícil cuando no somos expertos en cosmética, identificar si un componente es tóxico o no. Para ello una regla simple: evita todo lo que veas en el INCI que acabe en -ETH y los PEG-, ambas sustancias tóxicas que han sido sometidas a un proceso con óxido de etileno y dioxano, y sobre las que se ha demostrado que son cancerígenas.

Seguramente habréis oído hablar en alguna ocasión de los parabenos, pues el óxido de etileno y dioxano son peores que los parabenos.

Los conservantes 2-Bromo-, Nitropropane-1, 3- Diol… son formaldehido y nitrosaminas, altamente peligrosos para la salud.

 

Etiqueta INCI
Etiqueta INCI

 

Dos app para identificar los ingredientes tóxicos en alimentos y cosméticos

Teniendo en cuenta que hay tantos y tantos ingredientes, y que es tan difícil llegar a conocerlos a todos, para poneros la labor más fácil, si queréis indagar más con el INCI, podéis consultar si un ingrediente de un cosmético es tóxico y en qué grado en la web de EWG, una organización sin ánimo de lucro que cuenta con una amplia base de datos de ingredientes cosméticos con el índice de peligrosidad en una escala del 1 al 10.

La misma organización EWG también ha creado una app (en inglés) que te pone muy fácil para conocer in situ, elegir cosméticos libres de tóxicos.

Otra aplicación similar es INGRED (en español), muy sencilla. Basta con hacer una foto del INCI, hacer click y en unos segundos te da el resultado del análisis.

 

 

.

Autor Silvia

Silvia ha escrito 204 artículos en este blog.

Resumen Post
¿Qué es la biocosmética o cosmética bio?
Título
¿Qué es la biocosmética o cosmética bio?
Resumen
La biocosmética, también conocida como cosmética bio o cosmética ecológica, no sólo es excelente para aquellas personas que la utilizan, sino que además su proceso de elaboración y envasado son ecofriendly. Es decir, una cosmética ecológica y respetuosa con el medio ambiente.
Autor
Publicado por
Farmacia Torrent

2 comentarios en “¿Qué es la biocosmética o cosmética bio?

  1. Se agradece vuestra sinceridad a la hora de explicar las cosas porque realmente al final, por las malas prácticas de algunos, pagan justos por pecadores y los consumidores dejamos de creer en las marcas.
    Las dos app que recomendáis parecen muy útiles, así que en casa vamos a probarlas.

    Gracias por el consejo

    Pili

Los comentarios están cerrados.