Aceite de germen de trigo: un gran aliado para tu piel

Los aceites vegetales son una excelente alternativa, y además eficaz, a las cremas y lociones que utlizamos a diario para el cuidado de nuestra piel. Existen aceites para todos los tipo de piel, pero hoy os vamos a hablar del aceite de germen de trigo, ideal para pieles secas, apagadas o dañadas.

El aceite de germen de trigo destaca por su alto contenido en ácidos grasos esenciales omega 3 y omega 6, así como por su alto contenido en vitamina E. Para que os hagáis la idea, una cucharada sopera de aceite de germen de trigo equivale al doble de la cantidad de vitamina E que necesitamos al día.

Por lo tanto, si hablamos del cuidado de la piel, podemos asegurar que estamos ante uno de los aceites vegetales más antioxidantes y nutritivos que existen.

 

 

El aceite de germen de trigo se puede utilizar en cualquier tipo de piel, aunque resulta especialmente beneficioso en pieles maduras, apagadas, secas, castigadas o dañadas.

 

Haut Segala Aceite de Germen de Trigo

 

Beneficios del aceite de germen de trigo para la piel

 

NUTRITIVO: su alto contenido en  ácidos grasos esenciales poliinsaturados le aporta a este aceite un alto grado de nutrición. Estos ácidos grasos a parte de ser muy nutritivos para la piel además favorecen la regeneración de los tejidos.

PREVIENE Y CORRIGE LAS ARRUGAS: Su alta capacidad antioxidante permite retrasar el envejecimiento de la piel, previene las arrugas y las corrige.

ESTRÍAS Y CICATRICES: El aceite de germen de trigo es reafirmante.  Previene la flacidez mejorando el estado de la piel así como las estrías, las previene y las reduce, siendo muy recomendado en el embarazo o en dietas de adelgazamiento. Este aceite es muy útil también para curar y reducir cicatrices como las del acné.

PIEL DAÑADA: Las pieles con psoriasis, dermatitis, eczemas o con cicatrices pueden beneficiarse de las propiedades de este aceite. El aceite de germen de trigo mejora notablemente este tipo de afecciones e incluso las puede hacer desaparecer. Así como también se puede utilizar para tratar las quemaduras solares y otras erupciones cutáneas.

SALUD CAPILAR:  El aceite de germen de trigo supone todo un elixir para los cabellos secos y/o castigados. Mejora el aspecto del pelo seco, elimina el encrespamiento y cierra la cutícula en cabellos dañados.

 

 

 

¿Cómo utilizar el aceite de germen de trigo?

 

MASAJE: Aplicando este aceite por todo el cuerpo con un masaje conseguiremos una piel hidratada, más luminosa, mejoraremos la circulación y nos relajará.

MEZCLADO: Puedes añadir unas gotitas en tu crema habitual, champú o gel de ducha. De esta manera conseguirás un extra de hidratación y todos sus beneficios.

PEINADO: Pulveriza un poco de aceite de trigo sobre tu cepillo y peínate como de costumbre. De esta manera tu pelo se verá más fuerte, más sano y más brillante, y no tendrás que preocuparte del encrespamiento.

 

 

 

 

 

Autor Silvia

Silvia ha escrito 204 artículos en este blog.