Cómo afectan las emociones a nuestra espalda

Las malas posturas, así como el desgaste óseo y articular pueden derivar en dolor de espalda pero nuestras emociones también pueden ser causa de dolores en esta parte del cuerpo.

Ya se sabe que las emociones y sentimientos reprimidos no afectan solamente a nuestras vidas, también a nuestro cuerpo. El estrés, las preocupaciones o la ansiedad son tres factores que pueden acabar sobrecargando la espalda y causar enfermedades, como úlceras y gastritis.

La relación entre dolor de espalda y emociones se conoce hace tiempo. La acupuntura por ejemplo, relaciona los dolores de espalda con las emociones.

La columna vertebral no es sólo la responsable de proteger a nuestro sistema nervioso. Es también quien soporta todas las cargas físicas de nuestro cuerpo y como no, también las emocionales. Gracias a ella, el cerebro controla todos los movimientos, ya sean físicos, psíquicos o biológicos y recibe y envía mensajes a todo nuestro cuerpo.

 

 

La relación entre dolor de espalda y emociones se conoce hace tiempo. La acupuntura por ejemplo, relaciona los dolores de espalda con las emociones.

 

 

El estrés es una de las principales causas de sobrecargas en la espalda. El estrés afecta a nuestro estado físico y emocional, produciendo afecciones musculares, orgánicas e incluso mentales.

Un punto de referencia en nuestra espalda es la musculatura de la parte superior. Ésta nos indica como nos sentimos. Un cuello derecho, relajado y sin tensiones nos indica alegría y bienestar. En cambio un cuello inclinado hacia delante nos indica tristeza o malestar.

Cuando la musculatura de la espalda está rígida la circulación sanguínea es más lenta.  Esto puede provocar que respiremos mal y en consecuencia que estemos más cansados, así como dolor de cabeza, molestias digestivas o vista cansada.

 

Cómo se conecta la columna vertebral

 

 

Relacion de las emociones con los dolores de espalda

Cervicales: Las cervicales están relacionadas con la manera que tenemos de afrontar la vida. Los dolores en cuello y hombros indican negación, obstinación o falta de apoyo emocional.

Dorsales: Las dorsales nos inclinan hacia adelante. Indican una sobrecarga emocional.

Centro de la espalda: En esta zona encontramos la culpabilidad emocional y afectiva. Inquietud, ansiedad y tristeza que afectan a nuestro corazón y pulmones.

Espalda media: Los dolores en esta zona indican obsesiones o el no poder asimilar algún hecho. El aparato digestivo y el hígado pueden verse afectados causando acidez.

Lumbares: Ésta es la zona más importante, la responsable de sostener todo nuestro cuerpo. El dolor en esta zona suele venir acompañado de inflamación y suele ser señal de inseguridad.

Coxis: el coxis está vinculado con el primer chakra, con la realización de las necesidades básicas y la supervivencia. Una afección en el coxis indica sometimiento y puede provocar hemorroides, irritaciones en el ano, en la vejiga o en la próstata, trastornos urinarios o incontinencia.

Las molestias en esta zona también pueden tener tener relación con la obesidad o la anorexia, así como con una mala circulación en piernas, manos y pies..

 

 

Nuestro consejo: 

Intentar siempre mantener unos buenos hábitos posturales, realizar ejercicios suaves y mentalizarse cada día en afrontar el día con más calma, con positivismo y equilibrio.

 

Autor Silvia

Silvia ha escrito 204 artículos en este blog.