Cuperosis ¿Qué es, cómo prevenirla y cómo tratarla?

cuperosis-farmacia-andorra

La cuperosis está comprendida dentro de lo que conocemos como pieles sensibles y reactivas.  Desde Farmacia Torrent os queremos explicar con todo detalle de qué se trata, cuáles son los factores de riesgo y cómo se puede prevenir y tratar.

 

¿Qué es la cuperosis?

La cuperosis es una afección de la piel que se caracteriza por la aparición de pequeñas dilataciones capilares, de color rojizo en el área del rostro y enrojecimiento. Aunque a menudo suele ser transitoria, la cuperosis puede empeorar de forma gradual hasta volverse permanente.

Las rojeces faciales son normales en algunos momentos concretos, como es ante el frío en los meses de invierno. No obstante, cuando estas rojeces y dilataciones capilares se convierten en algo más permanente y van en aumento, hablamos de cuperosis.

 

La cuperosis es un problema dermatológico de la zona facial caracterizado por la dilatación de los vasos sanguíneos que nutren la piel.

 

Si apreciamos que pasa el tiempo y las rojeces permanecen o incluso aumentan y se acentúan con la exposición solar, los cambios de temperatura o la digestión, es el momento de acudir al dermatólogo para que pueda valorarla y administrar el tratamiento más adecuado.

La s zonas más comunes donde suele aparecer es en las mejillas, nariz y barbilla aunque puede afectar a cualquier parte del rostro e incluso al escote.

Suele formarse de forma difusa como enrojecimiento o con forma de tela de araña (telangiectasias) que pueden ser de diferentes tamaños.

 

cuperosis farmacia torrent

 

Causas de la cuperosis

La cuperosis se produce por una alteración de la microcirculación sanguínea de los capilares que irrigan las mejillas, nariz y mentón.

La cuperosis es una forma de rosácea. Ambas son frecuentemente responsables del fenómeno de las rojeces y los vasos sanguíneos visibles en el rostro.

Se desconoce la causa exacta, pero sabemos que existen múltiples factores que contribuyen a su desarrollo como:

  • Herencia genética
  • Enfermedades como la rosácea y la dermatitis
  • Cambios bruscos de temperatura
  • Calor intenso, viento, frío.
  • Tabaquismo
  • Bebidas alcohólicas
  • Consumo de platos calientes, picantes y con muchas especias
  • Estrés
  • Las bebidas estimulantes
  • Aplicación de productos irritantes sobre la piel
  • La exposición al sol o a través de lámparas de rayos UVA
  • Algunos fármacos que contienen corticoides
  • Cambios hormonales como los producidos en la menopausia,, ciclo menstrual, embarazo…

 

Si una piel con cuperosis no es tratada adecuadamente, con el tiempo puede desembocar en una rosácea

 

 

Cuperosis ¿A quién afecta?

La cuperosis es más frecuente en personas de piel clara, fina y sensible. Se debe a que este tipo de pieles son más reactivas y enrojecen de forma natural con facilidad.

Afecta más a las mujeres que a los hombres y existe una predisposición genética a padecerla. Suele aparecer en mujeres entre los 35 y 65 años. En el caso de los hombres es menos habitual y su aparición se centrá más en la zona de la nariz.

 

 

Síntomas de la Cuperosis

La cuperosis se caracteriza por una red de vasos sanguíneos superficiales que dibujan como una tela de araña de color rojizo en el rostro.

Estas redes pueden variar de una persona a otra dependiendo del tipo de piel, la edad, la temperatura o los cambios de temperatura, haciendo que los vasos se vean más o menos grandes y de color que puede oscilar desde el rojo vivo al violeta azulado.

Mientras que las alas nasales se ven afectadas ocasionalmente, los pómulos y las mejillas son las zonas en las que se aprecia la cuperosis habitualmente. Sin embargo, hay que tener en cuenta que puede llegar a verse afectado todo el rostro.

La cuperosis no aparece por ninguna patología subyacente. Su aparición es lenta y progresiva y puede estar precedida de rubores.

 

telangiectasias cuperosis
Telangiectasias Cuperosis

 

Cuando las telangiectasias son difíciles de distinguir a simple vista y el enrojecimiento de la piel predomina, estaríamos hablando de un eritema o rojeces.  En cambio, cuando vemos una combinación de rojeces y telangiectasias, estamos ante una eritrocuperosis.

En la cuperosis, en ocasiones, se puede observar la presencia de un antioma estelar que se forma a partir deuna arborescencia vascular en forma de estrella en cuyo centro hay un punto rojo con más o menos relieve.

 

 

Cuperosis Prevención

Para prevenir la cuperosis se deben evitar los factores que la desencadenan.  Las condiciones climáticas juegan un papel importante ya que la exposición al medio ambiente (sol, variaciones de temperatura, frío,  viento…) predispone su aparición.

Por ello, es fundamental evitar la exposición solar sin un buen fotoprotector. También conviene evitar el consumo de productos tóxicos como el alcohol o el tabaco y llevar una dieta sana, rica en antioxidantes y vitaminas.

Por otro lado, mantener unos cuidados diarios con productos específicos es esencial, indicados para cada tipo de piel, ya sea seca, mixta o grasa. Hidratar la piel y beber abundante agua son dos factores clave para prevenir la cuperosis.

También es aconsejable hacerse una revisión dermatológica periódica, ya que es la mejor manera de detectar posibles afecciones de la piel en sus inicios.

 

 

Cómo tratar y cuidar la piel con cuperosis

Lo primero es acudir al dermatólogo para que nos pueda facilitar el tratamiento más adecuado para cada caso. Por otro lado, existen ciertas rutinas de belleza y cuidados cosméticos específicos que permiten aliviar y mitigar los efectos de la cuperosis en la piel.

 

Higiene facial de la piel con cuperosis

una buena limpieza diaria, tanto por la mañana como por la noche, es básica para cualquier rutina de belleza, también para las pieles con cuperosis. En este caso, lo que se debe tener en cuenta es no utilizar determinados productos, como aquellos que lleven jabón y que requieren un aclarado con agua.

Utiliza limpiadores suaves, sin jabón, que no necesiten aclarado y que no contengan ni alcohol, ni otros ingredientes irritantes como perfumes. Una buena opción son las aguas micelares que en un solo gesto desmaquillan, limpian e hidratan.

Evita los productos exfoliantes, sobre todo si son químicos y/o mecánicos. La piel con cuperosis es más fina y sensible, por lo que pueden causar irritación. Opta por exfoliantes enzimáticos, que atúan de forma similar a la exfoliación natural de la piel y no resultan agresivos para las pieles sensibles.

 

bioderma-sensibio-agua-micelar-cuperosis

 

Hidratación y cuidado de la piel con cuperosis

Tras la higiene viene la hidratación que aporta el agua que nuestra piel necesita y repone los lípidos que se han perdido de forma natural o a causa de la limpieza facial.

La piel con cuperosis, al ser más fina, tiene mayor tendencia a la sequedad. Por ello, la hidratación es fundamental no solo para hidratar y reponer lípidos, sino para estimular la circulación sanguínea y evitar la dilatación de los capilares.

Existen numerosos cuidados específicos para la cuperosis en la farmacia como Sensibio AR de Bioderma o Rosaliac de La Roche Posay.

Tu rutina de belleza la puedes mejorar mediante la dieta, incluyendo alimentos ricos en antioxidantes y vitamina B3. También puedes optar por suplementos nutricionales como el ruscus, un antiinflamatorio natural como la vitamina B3 y los antioxidantes.

 

rosaliac la roche posay cuperosis

 

Maquillaje en pieles con cuperosis

Existen numerosos maquillajes y BB Cream específicas para las pieles con cuperosis y para las pieles sensibles con rojeces en general. Este tipo de productos cosméticos específicos además de corregir o disimular las rojeces, ayudan a que te veas y te sientas mejor. Por otro lado, tienen la gran ventaja de ejercer un efecto barrera protector de la piel frente las condiciones ambientales como sol, frío, viento, polución…

 

Protector solar y cuperosis

La aplicación de un protector solar es el último paso pero un paso imprescindible para todas las pieles, sobre todo aquellas sensibles con cuperosis. Las pieles con rojeces deben protegerse a diario del sol, todos los días del año.

La radiación solar puede desencadenar la cuperosis. También resecan la piel y aceleran el envejecimiento por lo que se recomienda utilizar un protector solar con un factor de protección elevado y una textura cómoda y de fácil aplicación.

 

Tratamientos dermo-cosméticos para las pieles con rojeces

Básicamente, como hemos visto en el punto anterior, los cuidados dermocosméticos para todas las formas de rojeces en la piel (cuperosis, rosácea…) han de ser hidratantes, calmantes, no oclusivos y específicos para pieles sensibles o para pieles con cuperosis o rósacea.

De la misma forma, los productos limpiadores han de ser adaptados y específicos para este tipo de pieles, procurando limitar el máximo posible el contacto con el agua del grifo.

En algunos casos, las cremas permiten camuflar las rojeces ya que contienen pigmentos que neutralizan el enrojecimiento. No obstante, no olvidemos que es muy importante utilizar un protector solar a diario.

 

cuperosis infografia farmacia torrent

 

Tratamiento médico de la cuperosis

El tratamiento médico para la cuperosis es el láser que permite modificar de forma notoria la forma de tratar esta enfermedad de la piel.

El tratamiento con láser es de enfoque vascular. Tiene como objetivo los vasos sanguíneos y la hemoglobina contenida en los glóbulos rojos.

 

Consejo farmacéutico para la cuperosis

  • En caso de rojeces que se presenten con sensación de ardor o quemazón, derrite un cubito de hielo en la boca.

 

 

Fuentes: Lab. Leti, Lab. Bioderma, As

Autor SilviaPharm

SilviaPharm ha escrito 80 artículos en este blog.

Resumen Post
Cuperosis ¿Qué es, cómo prevenirla y cómo tratarla?
Título
Cuperosis ¿Qué es, cómo prevenirla y cómo tratarla?
Resumen
La cuperosis está comprendida dentro de lo que conocemos como pieles sensibles y reactivas.  Desde Farmacia Torrent os queremos explicar con todo detalle de qué se trata
Autor
Publicado por
Farmacia Torrent