¿Cómo identificar tu tipo de piel?

diferentes tipos de piel

Identificar tu tipo de piel es imprescindible a la hora de conocer qué productos cosméticos son los más adecuados para ti. Cada persona tiene un tipo de piel y unos problemas dérmicos determinados. Por ello, identificar tu tipo de piel te puede ayudar a cuidar tu rostro y cuerpo con los productos más adecuados y efectivos, ya que los cosméticos deben seleccionarse en función del tipo de piel y de la edad.

 

Tipo de piel: piel normal, seca, grasa y mixta

Existen cuatro tipos de piel básicos: normal, seca, grasa y mixta. El tipo de piel de cada persona viene determinado por la genética. Sin embargo, puede variar debido a los factores internos y externos a lo que es sometida.

 

Tipo de piel: Piel normal

Una piel normal (eudérmica) es una piel que está en equilibrio. Ni es demasiado grasa, ni demasiado seca.

Es una piel suave al tacto y con un tono uniforme. Sus poros son poco visibles y no presenta ninguna imperfección aparente.

Las pieles normales tienen un ligero brillo, no se muestra tirante y no se enrojece. Por lo general, con mantenerla limpia y bien hidratada es suficiente para mantener su aspecto sano, suave y uniforme.

Las células de las pieles normales producen la cantidad necesaria de elementos que permiten mantener una buena hidratación y una buena protección. Este tipo de pieles responden bien ante los cambios de temperatura y humedad. Resisten bien las agresiones externas como la contaminación y los rayos UV. No obstante, con el paso de los años es difícil conservar esta calidad de la piel.

 

 

La evolución de las pieles normales con el paso de los años

Aunque las pieles normales sean equilibradas, suaves y flexibles también están sujetas al envejecimiento natural.

Las células de la piel se renuevan en ciclos de 28 días de media. Estas células nacen en la capa más profunda de la piel, migran a la superficie y finalmente se desprenden. Este ciclo ayuda a preservar el aspecto suave y tonificado de la piel.

Con el paso de los años este ciclo se ralentiza y las células muertas se quedan acumuladas en la superficie otorgando un tono apagado. Por otro lado, el sebo natural de la piel va desapareciendo de forma gradual, de la misma forma que disminuye la producción de colágeno y elastina.

De ahí, que con el paso del tiempo el aspecto aterciopelado de las pieles normales se vaya atenuando poco a poco, perdiendo espesor, sensibilidad y flexibilidad. La piel se va debilitando y deshidratando.

La piel normal se caracteriza por:

  • Poros finos
  • Buena circulación sanguínea
  • Textura aterciopelada, suave y lisa
  • Tono uniforme de color rosado, fresco
  • Ausencia de impurezas
  • No es propensa a la sensibilidad

 

tipos de piel: piel normal
Tipo de piel: Piel Normal

 

Los problemas asociados a las pieles normales

Aunque las pieles normales no presentan ningún problema en particular y gozan de un buen equilibrio, no siempre son capaces de hacer frente a todas las agresiones diarias como por ejemplo:

  • Frío
  • Ambientes secos
  • Exposición prolongada a los rayos UV
  • Fricción

 

Este tipo de agresiones externas van atacando a la epidermis al mismo tiempo que dañan su barrera protectora. Aunque los daños no son visibles de inmediato, lo serán a medio y largo plazo.

Otros factores como la alimentación, el estrés o el insomnio también afectan directamente a la piel y tienen un impacto directo en su envejecimiento. Por ello, las pieles normales necesitan unos cuidados específicos que les permita resistir a los efectos de estos factores y evitar daños en un futuro.

 

El cuidado de las pieles normales

A la hora de desmaquillar y limpiar una piel normal se recomienda el uso de productos suaves que puedes elegir en función de su textura y tu gusto:

  • Aguas micelares
  • Leche desmaquillante y limpiadora
  • Agua desmaquillante
  • Aceite desmaquillante
  • Espumas limpiadoras
  • Geles limpiadores

La piel se debe limpiar a diario por la mañana y por la noche. Este aspecto es esencial para mantener la piel sana y joven.

La higiene se puede completar con un tónico para tonificar la piel. Seguidamente el uso de una buena crema hidratante ya que la hidratación es esencial, incluso aunque parezca que no le haga falta, ya que esto evitará que con el paso del tiempo la piel se vaya resecando.

Las pieles normales aceptan sin problemas los exfoliantes y mascarillas, siempre y cuando no se abuse de ellos y se utilicen correctamente.

La piel normal se debe exfoliar entre 1 y 2 veces a la semana con exfoliantes suaves y no agresivos para preservar la barrera protectora de la piel. La mascarilla se debe aplicar al menos una vez a la semana, alternando purificadoras y humectantes, que aportarán un extra de luminosidad.

 

Nuxe Crema Fresca de Belleza Hidratante 48 horas

 

 

Tipo de piel: Piel Seca

La piel seca es una piel sensible. Todas las pieles secas son sensibles pero no todas las pieles sensibles son secas. Este tipo de pieles producen menos sebo de lo normal por lo que la consecuencia es una piel seca y tirante, ya que carece de los lípidos que necesita para retener la humedad y formar el escudo protector necesario para afrontar las inclemencias externas.

Se trata de un tipo de piel que produce menos sebo de lo normal y en consecuencia, la piel seca carece de los lípidos que necesita para  retener la humedad y formar un escudo protector frente a las agresiones externas.

Existen diferentes grados de sequedad en función de la intensidad pero generalmente todas las pieles secas son pieles incómodas: tensas, finas y frágiles ya que carecen de agua por lo que se muestran:

  • Ásperas al tacto
  • Falta de flexibilidad y suavidad
  • Tirante y con picores
  • Enrojecimiento

 

 Los problemas relacionados con la piel seca constituyen una afección corriente y representan el 40% de las visitas a dermatólogos.

 

Esto se debe a que los lípidos no son suficientes para mantener una buena hidratación y protección de la piel. Esta alteración de la función barrera hace que la piel se vuelva muy seca y vulnerable y en consecuencia, más sensible a las agresiones externas.

 

Las pieles secas y las pieles muy secas, se caracterizan por:

  • Piel tirante, frágil, áspera y con tono apagado
  • Elasticidad cutánea débil
  • Descamación leve o consistencia laminosa
  • Aspecto áspero o lleno de manchas
  • Tirantez
  • Picor
  • Enrojecimiento
  • Riesgo de infección

 

Ciertas zonas como las manos, pies, codos y rodillas son más propensas a la descamación, grietas, callosidades, aspereza y al picor frecuente.

 

Tipos de piel - Piel Seca
Tipo de piel: Piel Seca

 

 

La evolución de las pieles secas con el paso del tiempo

Lo peor de las pieles secas es que tienden a envejecer mucho más rápido que las pieles grasas y mixtas. Las arrugas surgen más rápido y son más numerosas. Sin embargo, la flacidez es menos evidente en las pieles secas que en otro tipo de pieles.

En este tipo de pieles la barrera protectora se va debilitando por lo que requieren una muy buena hidratación para mantenerlas protegidas. Por ello, también son más importantes las señales de envejecimiento que en el caso de las mujeres en la menopausia, debido a la disminución de estrógenos, se afina aún más la piel y por tanto, se acentúa más la sequedad dejando la piel cada vez menos hidratada, marcada y con arrugas que aparecen y se asientan.

 

El cuidado de las pieles secas

Las pieles secas, además de los problemas descritos anteriormente, también se ven afectadas por problemas de descamación, inflamación, lesiones e infecciones por lo que conviene anticiparse y prevenir todos estos problemas.

Para que una piel seca goce de buena salud es importante evitar factores externos como:

  • El sol
  • Frío
  • Viento
  • Aguas con cal o cloro
  • Cosméticos y otros productos que contegan alcohol
  • Ciertos medicamentos

 

La piel seca se debe limpiar y desmaquillar con productos suaves y luego aplicar una rutina específica para este tipo de pieles que contribuya a preservar la hidratación y nutrición de la piel.

A la hora de limpiar las pieles secas es aconsejable el uso de aguas micelares y leches desmaquillantes suaves. También es necesario utilizar cosméticos nutritivos y humectantes que ayuden a retener la humedad de la piel y a restaurar la película hidrolipídica.

 

 

La Roche Posay Nutritic Intense Pieles Secas
La Roche Posay Nutritic Intense Pieles Secas

Tipo de Piel: Piel grasa

Las pieles grasas se caracterizan por tener una elevada producción de sebo (seborrea). Su aspecto es brillante y graso, sus poros están dilatados, tiene una textura irregular y espesa, y es propensa a los puntos negros.

La piel se protege mediante una película hidrolipídica formada por sebo y transpiración. El sebo es un escudo natural contra las agresiones externas. Cuando es segregado en exceso las glándulas sebáceas son más grandes y numerosas (hipersecreción sebácea), lo que entendemos como piel con tendencia grasa. Las personas que tienen la piel grasa también suelen tener el cabello graso.

Las situaciones que desencadenan la hiperproducción de sebo son:

  • Genética
  • Cambios y desequilibrios hormonales
  • Medicación
  • Estrés
  • Cosméticos comedogénicos (cosméticos irritantes)

 

Aunque no podemos controlar el tamaño y número de las glándulas sebáceas, ni los cambios hormonales, sí que podemos prevenir el empeoramiento de este tipo de pieles controlando ciertos aspectos como:

  • El uso de productos no adecuados o demasiado agresivos
  • El estrés
  • La contaminación
  • Fatiga
  • Una mala alimentación

 

 

La evolución de las pieles grasas

A medida que pasa el tiempo la piel tiende a deshidratarse y a afinarse, perdiendo elasticidad y generando arrugas. En el caso de las pieles grasas el sebo ayuda a mantener una buena hidratación. Aunque su aspecto no es muy estético, la piel grasa tiene la gran ventaja de estar bien protegida frente a la sequedad y por lo tanto, mejor preparada para combatir el envejecimiento natural de la piel.

Por ello, las personas que tienen este tipo de piel tardan más tiempo en sufrir los signos del envejecimiento. Las arrugas aparecen más tarde y son menos numerosas, aunque más profundas.

El tabaco, la exposición solar o una dieta desequilibrada son factores que también afectan a las pieles grasas de la misma forma que afectan al resto de tipo de pieles.

 

Tipos de piel: Piel grasa
Tipo de piel: Piel grasa

 

Cuidados esenciales de las pieles grasas

Las pieles grasas requieren productos específicos para este tipo de pieles. Se trata de productos que han sido diseñados para eliminar los problemas principales de este tipo de pieles como el aspecto brillante y las imperfecciones.

Muchas personas con la piel grasa recurren a productos con alcohol o astringentes en su rutina diaria. Grave error. Estos productos además de no ser eficaces pueden tener el efecto contrario al deseado, aumentando la secreción de sebo todavía más.

Las lociones que contienen alcohol, astringentes o el jabón de marsella dan la impresión de eliminar eficazmente la película brillante que cubre las pieles grasas. Sin embargo, este efecto es solo temporal y cuanto más intentes eliminar el exceso de sebo de esta manera, más sebo producirá tu piel.

El sol también tiende a engañar a las pieles grasas. Puede dar la impresión de equilibrar la piel y reducir imperfecciones pero en cambio, sus efectos a largo plazo son totalmente diferentes. La radiación solar contribuirá en la aparición de nuevos granos cuando el bronceado se haya ido por lo que es necesario utilizar un buen fotoprotector específico para pieles grasas.

Hay que tener en cuenta que este tipo de piel también requiere hidratación  y nutrición por lo que se necesitará incluir en la rutina diaria una crema específica para este tipo de pieles.

La piel se debe desmaquillar y limpiar por la mañana y por la noche con productos suaves como leches desmaquillantes, geles limpiadores, aguas micelares o jabones suaves.

En cuanto a la hidratación, las pieles grasas requieren cremas ligeras y matificantes que reducirán en gran medida el aspecto brillante del rostro.

En cuanto a los exfoliantes y mascarillas se recomiendan una vez a la semana, lo que permitirá ir eliminando las impurezas en profundidad.

 

 

Tipo de piel: Piel Mixta

La piel mixta es una piel que como su nombre indica, mezcla dos tipos de piel. Este tipo de pieles presenta zonas normales o secas, y zonas grasas, que pueden estar más o menos marcadas.

En el rostro la piel tiende a ser más grasa en la nariz, frente y barbilla. Esto es lo que conocemos como “Zona T”.

Hablamos de zona T cuando la piel de la nariz, frente y barbilla tiene las características de una piel grasa:  suave, con un aspecto brillante e incluso a veces, con imperfecciones.

En esta zona la piel es más espesa y los poros se ven bien dilatados. Suele tener un tono opaco debido a la retención de impurezas que causa el exceso de sebo, que impide que la luz se refleje.

En cambio, fuera de la Zona T, en las mejillas y la sien, la piel es más bien seca. Estas zonas suelen tener un aspecto más apagado debido a la carencia de agua y a que no se produce suficiente sebo.

Las pieles mixtas son rugosas, tensas e incluso a veces estriadas. Suelen ser pieles tirantes y molestas, aunque no incomodan como puede suceder con las pieles secas.

Este tipo de pieles necesitan especial atención. En la zona T pueden tener imperfecciones como los puntos negros que corresponden a una acumulación de sebo. Cuando un punto negro se infecta aparece un grano rojo o blanco. Para evitar esto, hay que cuidar a diario la piel mixta.

Fuera de la zona T la piel es normal o seca. Se mostrará seca si carece de hidratación y lípidos. Por ello es importante asegurar una buena hidratación con productos específicos para este tipo de pieles.

 

Tipos de piel: piel mixta
Pieles mixtas y grasas

 

 

La evolución de las pieles mixtas

Las personas con la piel mixta tienen la ventaja de gozar de un rostro parcialmente protegido ante los factores externos que pueden dañar la piel. El sebo mantiene una buena hidratación y los primeros signos de envejecimiento (arrugas) aparecen más tarde y más lentamente. En cambio esto no sucede en la sien y en las mejillas.

Al igual que sucede con las pieles secas, con el tiempo las pieles mixtas tienden a deshidratarse. Son propensas a la pérdida de flexibilidad y tonicidad, así como a la aparición de arrugas en las zonas secas.

La piel del rostro se va apagando de forma gradual dando lugar a irregularidades como las manchas. Para evitarlo, la mejor arma es la prevención mediante una buena higiene diaria y el uso de cosméticos hidratantes para este tipo de pieles.

 

 

El cuidado de las pieles mixtas: la zona T

A menudo se suele confundiar la piel normal con la piel mixta. Es importante aplicar el tratamiento y cuidados adecuados ya que estos dos tipos de piel no tienen las mismas necesidades.

Las pieles mixtas requieren especial atención en la zona T. Esta zona se debe limpiar eficazmente, mientras que en las zonas más secas se requiere más delicadeza.

Para la higiene facial lo mejor es optar por un producto suave ya sea un agua micelar o una leche desmaquillante específica para pieles normales o mixtas.

Por otro lado, la zona T requiere una crema hidratante matificante, no grasa, para hidratar la zona T, cerrar los poros y eliminar los brillos.

En cuanto a las mascarillas, en la zona T es más recomendable usar mascarillas astringentes y purificantes y un exfoliante una vez a la semana.

 

Avène cleanance mat emulsion
Avène Cleanance Mat Emulsión Pieles mixtas-grasas

 

 

Pieles mixtas: como cuidar y tratar las zonas secas

Las zonas secas de las pieles mixtas suelen descuidarse pero hay que tener en cuenta que necesitan nutrición y esta es importante, por lo que la crema utilizada debe cumplir las siguientes condiciones:

  • Ha de tener la capacidad de restaurar la película protectora de la piel
  • Ha de ser humectante para limitar la deshidratación
  • Y por último, ha de evitar irritaciones

Mientras la zona T se aconseja exfoliar una vez a la semana, en las zonas secas se aconseja un par de veces al mes. En cuanto al uso de mascarillas son más aconsejables las hidratantes.

Aunque puede dar la impresión de que el cuidado de las pieles mixtas requiere un mayor número de diferentes productos, hoy en día contamos con la suerte de tener disponibles un amplio abanico de cosméticos todo en uno, con la capacidad de hidratar las zonas normales a secas y equilibrar las zonas grasas.

 

 

Tipo de piel: Piel Sensible e intolerante

Las personas con la piel sensible suelen sufrir síntomas desagradables como:

  • Cosquilleo
  • Tirantez
  • Rojeces
  • Calor y ardor
  • Picor

Este tipo de pieles no suelen tolerar bien los cosméticos por lo que requieren unos cuidados muy específicos para pieles sensibles.

La piel sensible es una piel hiperreactiva por lo que reacciona mucho más que una piel normal. Los síntomas que presenta además de ser incómodos, suelen acompañarse de enrojecimiento y se manifiesta de forma exagerada ante los estímulos externos que normalmente no deberían causar irritación:

  • Radiación UV
  • Calor, frío, viento, humedad, variaciones de temperatura…
  • Productos cosméticos
  • Estrés
  • Menstruación, menopausia y otros cambios hormonales
  • Alimentación inadecuada

 

Las pieles sensibles e intoleranes reaccionan a todos estos factores mientras que los otros tipos de pieles no lo hacen. Esta hipersensibilidad tiene como consecuencia una disminución de la tolerancia de la piel. Mientras más sensible sea, más bajo tendrá el umbral de la tolerancia.

Cuando la piel es sensible, estas reacciones se presentan de manera transitoria, en momentos determinados. En cambio, cuando además de sensible es intolerante, estas reacciones son constantes con una tolerancia practicamente nula.

 

 

La evolución de las pieles sensibles e intolerantes

Las pieles sensibles e intolerantes presentan una alteración de su función barrera lo que favorece su deshidratación y la penetración de agentes potencialmente irritantes. Por otro lado, segregan de forma excesiva ciertos neurotransmisores como las citocinas, responsables de promover los procesos inflamatorios.

También se caracterizan por una sobreproducción de radicales libres, factor que favorece el envejecemiento prematuro de la piel.

La piel de los bebés es sensible y por ello se requieren unos cuidados específicos. Cuando ya somos niños, la piel ya está algo más madura. Aún así, sigue siendo más delgada y tiene menos pigmentación que la de un adulto, siendo también mucho más vulnerable a los rayos UV.

A partir de los 12 años de edad, la estructura y función de la piel corresponde ya a la de un adulto. Si a partir de esta edad seguimos teniendo una piel sensible o esta sensibilidad va aumentando con el paso de los años, seguramente a partir de los 25 años empezarán a aparecer las primeras arrugas.

Cuando la piel sensible empieza a perder grosor, su función protectora y la protección natural contra la radiación solar también va desapareciendo. Además, la densidad del colágeno y la flexibilidad empiezan también a disminuir, alrededor del 1% cada año.

 

En las pieles sensibles las primeras arrugas empiezan a surgir a partir de los 25 años

 

Las pieles sensibles empiezan a notar a partir de los 30 años una mayor pérdida de elasticidad y de humedad. Los procesos metabólicos de las células empiezan a disminuir y la barrera protectora se debilita cada vez más y con ello, las molestias y problemas son más frecuentes e intensos si no se trata adecuadamente.

De los 40 a los 50 años viene lo peor, algo que sucede en todo tipo de pieles, pero en este caso la aspereza y sequedad aumentan, aparecen zonas de hiperpigmentación (manchas de la edad), pueden surgir deterioros en la cicatrización de heridas y aumentar el riesgo de infecciones cutáneas.

 

 

tipos de piel - piel sensible
Tipos de piel: Piel Sensible

 

La piel va perdiendo su estructura fibrosa y su capacidad de retener el agua. Las fibras elásticas se deterioran lo que causa una pérdida de resistencia y elasticidad.  Aparecen nuevas arrugas y líneas de expresión, que con el tiempo desembocarán en arrugas profundas.

A partir de esta edad, las pieles sensibles también observan una disminución gradual del desarrollo de los vasos sanguíneos de la dermis, responsable de proporcionar nutrientes a la epidermis por lo que ninguna de estas dos capas recibe la nutrición adecuada y en consecuencia, las conexiones entre ellas se vuelven más delgadas favoreciendo la pérdida de densidad y firmeza de la piel.

Esta misma reducción del flujo sanguíneo causa también que la piel se vea más apagada e incluso que puedan observarse algunos capilares rotos.

 

Bioderma Sensibio pieles sensibles
Bioderma Sensibio Forte Pieles Sensibles

Los cuidados de las pieles sensibles e intolerantes

El cuidado de las pieles sensibles requieren algo más que el uso de cosméticos específicos. Se recomienda limitar al máximo aquellas fuentes que agreden la piel como:

  • La exposición al frío
  • Productos irritantes
  • Radiación solar
  • Cambios bruscos de temperatura

 

En la higiene de este tipo de pieles, se deben utilizar productos cosméticos suaves y no muchos al mismo tiempo. Los limpiadores no deben llevar agentes agresivos y han de ser de alta tolerancia. Se recomienda mejor aquellos que no requieren enjuague como las aguas micelares, y que no lleven tampoco perfumes, conservantes ni tensioactivos.

Las cremas hidratantes han de ser específicas para pieles sensibles e intolerantes. Se deben aplicar entre 1-2 veces al día. Han de ser de muy alta tolerabilidad, sin perfumes, ni conservantes, ni agentes surfactantes. De esta manera, se disminuirán las reacciones inflamatorias.

Entre 1-2 veces a la semana se recomienda el uso de una mascarilla hidratante intensa para pieles sensibles y en cuanto al maquillaje, debe ser limitado y se deben usar productos seleccionados cuidadosamente para no dañar la piel.

 

 

 

 

Autor SilviaPharm

SilviaPharm ha escrito 86 artículos en este blog.

Resumen Post
¿Cómo identificar tu tipo de piel?
Título
¿Cómo identificar tu tipo de piel?
Resumen
Identificar tu tipo de piel es imprescindible a la hora de conocer qué productos cosméticos son los más adecuados para ti. Cada persona tiene un tipo de piel y unos problemas dérmicos determinados.
Autor
Publicado por
Farmacia Torrent

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.